Agencias de Calificación y su entorno

Buenas a todos.

Estos días nos ha llamado la atención la noticia sobre los correos de las agencias de rating Moody’s y Standard & Poor’s. Una fuente es ‘Bloomberg‘, y en castellano podeís encontrarla en ‘LaInformacion’.

Mucho se está hablando estos días de las Agencias de calificación; parece que es de dominio público ahora su funcionamiento y el alcance de sus decisiones. Pero la lectura no es criticarlas ahora que la situación es mala, económicamente hablando, si no que nos surge la siguiente pregunta: ¿por qué no se las criticaba hace 10 años? Porque cuando las cartas vienen bien dadas, lo más inteligente es callarse y aplastar al vecino.

El neoliberalismo económico es como una macropartida de póker, en la que cada país, cada banco (central o no), cajas de ahorro y cada empresa se vigilan, se echan faroles, se prestan dinero para apostar cantidades ingentes de dinero. Lo que pasa es que tanto en este modelo como en el juego, los jugadores honrados pierden.

El congreso de los Estados Unidos y la SEC, buscando a los culpables de la crisis iniciada en 2007, pidieron acceso a los correos de los empleados de las agencias de rating ya mencionadas. Lo que se puede leer en estos correos nos deja sin palabras.

Su correspondencia demuestran que el sistema se estaba derrumbando y que los empleados de las agencias de rating ya lo sabían, lo cual se puede ver en comentarios que hacían en sus e-mails como “Esperemos ser ricos y retirarnos antes de que este castillo de naipes se derrumbeescrito por un empleado de Standard & Poor’s en 2006, o “Esos errores nos hacen parecer incompentetes al análisis de crédito o que hayamos vendido nuestra alma al diablo de los ingresos, o un poco de ambasde un e-mail de uno de los empleados de Moody’s, usado como introducción de la noticia en el ‘New York Times’. ¿Debemos mantener un estado financiero corrupto como el actual?

Moody’s y S&P han tenido que degradar los títulos de crédito hipotecario,  a los que estuvieron dando máximas calificaciones de AAA, y tal como crecía la delincuencia con el aumento de los préstamos, el valor de las casas cayó más de lo esperado. Estas bajadas en las calificaciones fueron las que llevaron al colapso de Bear Stearns Cos y Lehman Brothers Holdings Inc, mencionada numerosas veces en los medios de comunicación como una de las compañías en las que comenzó la crisis.

Un poco de memoria

Quizás algunos hayan olvidado el caso Enron, que implicó también a la consultora Arthur Andersen. En el caso de Enron, las Agencias de Calificación mantuvieron los parámetros normales de riesgo hasta 4 días antes de la situación de crisis y a sabiendas de lo que iba a suceder. También es oportuno recordar este artículo Bush’s Enron Problem del 2002, después del escándalo, en donde ya se entreveían los negocios sucios que estaban detrás de la candidatura presidencial de George W. Bush hijo. Sobre esto os dejamos este post que es muy ilustrativo.

Esta crisis de la que tanto se queja el ciudadano medio, que por sus quehaceres y deberes diarios olvida pronto casos como el anterior, es una crisis consustancial al sistema que se gestó durante los años 90 al caer la URSS, que abrió las puertas a un mundo globalizado en términos empresariales y económicos. La burbuja de Internet fue la primera que tuvo que poner sobre aviso al mundo de que el sistema es muy inestable cuando pequeños elementos fallan. La globalización soñada por muchos fomenta la desconfianza, porque es un círculo vicioso: los que más tienen prestan a los que menos tienen pero exigen más de vuelta, y los que menos tienen sólo pueden endeudarse para que el sistema, en términos globales siga adelante. Porque tiene que seguir adelante y a cualquier precio. A cualquier precio; ahí es donde entra el grueso del ciudadano medio.

Hasta los años setenta, las agencias de rating entregaban sus informes a clientes que iban a invertir en compañías  o países. Pero hace ya algún tiempo, las agencias empezaron a cambiar de clientes: ya no eran sólo inversores sino que trabajaban también para las propias compañías a las que calificaban. Era como si un juez juzgara a la persona que le paga su salario todos los meses… ¿Le condenaría? Podéis informaros sobre este punto en ‘LaInformacion‘.

Os invitamos a buscar información sobre lo sucedido, pues como ya sabréis el contenido de este calibre tiende a ocultarse, y tenemos derecho a saber lo que ocurre. Pensar que el sistema actual funciona correctamente tras leer esos e-mails o las noticias del ‘NewYorkTimes’ y de ‘Bloomberg’, es algo que sólo podría hacer un economista.

Para terminar, os dejamos la película-documental Enron: The smartest guys in the room.

 

Gracias y perdonad el ladrillo.

2 Responses to Agencias de Calificación y su entorno

  1. jma28 dice:

    Estupendo comentario. Gracias por el “ladrillo”. Hay que dar con ladrillos como este y más grandes en la cabeza de todos los que manejan este repulsivo sistema capitalista.
    A ver si entre todos conseguimos algún día que nos devuelvan el planeta que es de todos y que luego desaparezcan del mapa.

  2. Gracias por tu comentario jma28 ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: