¡Zas, en toda la Ley Sinde!

Todo empezó con tres tuits del abogado sevillano David Bravo (@dbravo) en los que decía lo siguiente:

La respuesta de los tuiteros españoles no se hizo esperar y en poco más de una hora #TablaSinde se convertía en TT. Muchos éramos los que esperábamos que diesen las 16:00 para ver lo que iba a ocurrir, qué era lo que tenía pensado y cómo podíamos colaborar. Conociendo su trayectoria profesional, la cosa prometía.

David Bravo participaba como ponente en la conferencia III Foro Digital Audiovisual, dentro de las actividades programadas en el Festival de Cine de San Sebastián, por lo que cualquier cosa que se saliese del guión podía ser una auténtica bomba. Y así fue. El plan era ambicioso, demostrar la inutilidad práctica de la Ley Sinde y, colateralmente, demostrar que nuestros legisladores no tienen ni la más remota idea de qué es Internet. Dieron las 16:00 y dio comienzo la Operación #TablaSinde:

Efectivamente, el plan era ambicioso y de una simplicidad diabólica. Utilizando Twitter para convocar a los internautas, una hoja de cálculo en Google Docs y las ganas que todos tenemos de darle en los morros al lobby audiovisual en su propia “fiesta”, David Bravo quería demostrar que es imposible aplicar la Ley Sinde, a menos que se esté dispuesto a cerrar Google, creando una página de enlaces a películas con copyright, aportados por los usuarios de manera anónima y sin ánimo de lucro, en el tiempo que duraba su intervención. Me imagino el escalofrío que debió de sentir más de uno de los asistentes al ver a su Nemesis asegurar que su visión de Internet y de la propia industria audiovisual es una farsa. Me imagino las expresiones de terror al ver cómo la avalancha de accesos saturaba el documento, obligando al también abogado Javier de la Cueva (@jdelacueva), que colaboraba con Bravo en el experimento, a crear hasta 20 mirrors con cientos de enlaces en cada uno de ellos y con un tráfico que no cesaba de incrementarse.

El experimento ha sido un éxito, sin ningún tipo de duda. Los medios se han hecho eco de él de manera instantánea, dando publicidad al mensaje que trataba de transmitir, que Internet es muy complejo y nuestros legisladores y empresarios audiovisuales tienen el mismo entendimiento que un niño pequeño. ¿Convierte lo sucedido en Donosti esta tarde a Google en un espacio que aloja y distribuye contenidos con copyright ilegalmente, a los usuarios que enlazan en una mafia organizada y a los anunciantes de Google en financiadores de una trama criminal?

Ahora le toca mover ficha a la plutocracia política y al lobby audiovisual. Aunque siendo, como son, expertos en defender los argumentos más peregrinos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: