Troy Davis: “Esta lucha no empezó conmigo, y este movimiento no debe terminar conmigo”

Por un error humano, la semana pasada se nos olvidó publicar la entrada sobre Troy Davis en castellano; aquí la teneis. Perdonad el despiste ;)

El pasado jueves, en Europa (en Estados Unidos era la medianoche), mientras que el resto del mundo dormía y la mayoría de los estadounidenses también, Troy Davis fue asesinado por el estado de Georgia, EE.UU.

Troy Davis fue condenado a muerte en 1989 por la muerte a tiros de un policía blanco. A pesar de las investigaciones no se encontraron muestras del ADN de Davis ni en el  cuerpo ni el arma homicida que mató a Mark MacPhail. Según los fiscales, Davis disparó en una fiesta alrededor de una piscina, primero hiriendo a un hombre en la cara antes de llegar a MacPhail. Sin embargo, nadie vio a Davis empuñando un arma. Los testigos sólo vieron el cuerpo del joven policía abatido por los disparos efectuados desde una casa.

Esto también nos lleva a condenar la propiedad de armas entre los ciudadanos comunes en los Estados Unidos, pues las armas matan o terminan hiriendo a más de 100.000 personas al año.

En el estado de Georgia, al parecer, los negros son culpables hasta que se demuestre lo contrario. La ejecución de Troy Davis fue postpuesta horas antes del evento hasta en tres ocasiones durante los últimos años, algo que las personas que lo han experimentado describen como tortura.

El caso de Troy está profundamente viciado de principio a fin. Algunos testigos fueron manipulados por la policía para llevar a Troy Davis a una rueda de reconocimiento. Esto se llevó a cabo también por un oficial de policía que participó en la investigación y, por tanto, no era imparcial. 7 de los 10 testigos se han retractado de sus acusaciones. Algunos dicen que fueron obligados por la policía para identificarlo, y otros dicen que Troy no era el hombre que disparó el tiro que terminó con la vida MacPhail. Uno de los testigos, incluso dio el nombre del hombre del que se cree que cometió el crimen. Pero el estado de Georgia no quiere el nombre del verdadero culpable cuando tienen un hombre negro que se puede pagar por el crimen. Los blancos pueden seguir matando a los policías con impunidad, porque siempre hay un chivo expiatorio negro que los exculpe.

Las últimas palabras de Troy demuestran que continuó luchando para demostrar su inocencia. Él dijo: “Yo no soy la persona que cometió el crimen”.

Gracias a Internet, cientos de ciudadanos de EE.UU. se vieron en directo la protesta a las puertas de la cárcel en contra de esta injusticia y exigiendo que el gobernador de Georgia impidiera esa ejecución. Entre ellos la familia desolada de Troy, que rogó a los cielos en busca de un milagro.

Alrededor de 2 horas antes de su ejecución, se desencadenó una tormenta en las redes sociales donde la gente se despertó y empezó a comprender que un hombre inocente iba a  ser asesinado sin pruebas que lo inculparan. Aquellos usuarios de Twitter  llevaron a cabo varias acciones, usando las etiquetas #Who is Troy Davis, #Dear  Georgia, #God loves you haciéndolas TT en todo el mundo, junto con el envío de mensajes a la cuenta del Gobernador de Georgia para pedirle que parara ese crimen. Gracias a esto, parecía que la ejecución sería detenida, lo cual fue una gran noticia para todos los que siguieron el caso.

Sin embargo, fue sólo un aplazamiento. Y, finalmente, se alargó el sufrimiento de ese hombre, que ya no se sentía solo y, gracias a la gente, había logrado tomar un soplo de libertad. Su esperanza fue aplastada y, después de unas horas, fue ejecutado con una inyección letal.

Por lo tanto, Europa se despertó aquella mañana con la noticia de que finalmente, a pesar de los esfuerzos de miles de personas en todo el mundo tratando de impedir esa injusticia, ese hombre había sido asesinado sin un establecimiento claro de su culpa, y las manos de EE.UU. había sangre otra vez.

Esperamos que por lo menos que este asesinato a sangre fría haya servido para algo, ya que ha reabierto el debate sobre la pena de muerte en los Estados Unidos de América, donde, a pesar de la fuerte presión de la Unión Europea para poner fin de una vez por todas esta barbarie, todavía se practica. Y se seguirá practicando (como no podía ser de otra manera) llevándose vidas de inocentes por delante.

Más información:
Map executions
U.S. Executions since 1976

2 Responses to Troy Davis: “Esta lucha no empezó conmigo, y este movimiento no debe terminar conmigo”

  1. Ruben Dario dice:

    ola qusiera saber cual es la pagina oficial de anonimus

  2. hidden_mole dice:

    Hola! Anonymous,

    La verdad, es que esto de Troy Davis deja patente la moralidad de los políticos estadounidenses que ante las suplicas de toda una comunidad, no ha sabido dar su brazo a torcer asesinando ha una persona que con toda certeza era inocente a la vista de la información que habéis aportado, un muy buen trabajo que estáis haciendo con el bolg, un caluroso saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: