#15O: la revolución global ha comenzado

Hola ciudadanos del mundo:

Somos  Anonymous. Somos el ganado. Somos el ganado que está siendo hacinado para desempeñar papeles tales como la realización de algunas llamadas telefónicas y añadir algunos dígitos en esta o aquella cuenta bancaria. Somos el ganado que va incrementando unos trabajos sin sentido que van disminuyendo los pagos. Somos el ganado que está siendo guiado a través de mil vallas, marchando en círculos alrededor de los carteles de los anunciantes, y del mismo modo guiados a aceptar lo que se nos presenta como inevitable: que toda interacción humana debe ser regulada por la economía de mercado. Somos el ganado que está en el extremo desfavorecido de la regla de oro de la división de trabajo: debes trabajar o beneficiarte, comer o ser comido. Y ahora nos encontramos ante una difícil situación: los que se benefician rápidamente han dejado la granja exprimida hasta el extremo, y el trabajo más duro le tocará ahora al ganado.

Sin embargo, hemos visto la granja y sabemos que tras ella hay más. La tecnología se encuentra en un punto en el que puede proveer a todo el mundo de sus necesidades diarias y de una justa cantidad de lujo. En vez de trabajar en esta posibilidad, el ganado es encerrado entre vallas de trabajo infinito cuyo propósito es primordialmente impedir que escape a través de éstas.
La comunicación es ya medio por el cual todo el mundo puede hacer que su voz sea escuchada. En vez de explotar esto, los especuladores tratan de denegarnos esta verdadera bendición ya que saben que la granja, una vez conocida su extensión, se vuelve inabarcable. Ponte en pie,  deja que tu voz sea escuchada – ahoga el sonido de las máquinas moliendo con tu reclamo implacable, tu intocable risa e infinita música.

Así, si procedemos en esta famosa metáfora de animales y granjas, deberíamos tener en cuenta que la única forma de evitar cerdos entre nosotros tratando de asumir el control de la granja, bajo la falsa promesa de demolerla, consiste en no seguir a ningún líder cuya promesa sea esa. Si nadie obedece, nadie manda. Y del mismo modo: si nadie es conocido, nadie es responsable. Anonymous conoce sobre el tema y le da la vuelta sobre aquellos que intentan tener el control bajo un falso disfraz.

Pero volvamos al tema que nos ocupa: es el momento de hacerse cargo de la granja. Sí, la granja es vieja y el viejo mensaje continúa repitiéndose: ¡ocúpalo todo! El futuro solamente contendrá lo que pongamos a partir de ahora en el. Deja que el gentío hable por sí mismo si sientes que tu voz regular no es escuchada. ¿Tienes un lugar mejor al que ir? ¿Un sábado en el que puedes alimentar tu tiempo con un poco de heno en el centro comercial, quizás? ¿O es que es el único día en el que se te permite ir elegante porque, por extraño que parezca, sólo se te permite hacerlo cuando un millonario anota un gol? Quizás en ese caso tengamos una original sugerencia para ti: únete a Anonymous, la super secreta organización cuyo único requisito de admisión es que lleves máscara.

Es la primera vez que internet, abierto y libre como es, comienza a manifestarse como una estructura organizada para el mundo físico.  Es también la única vez donde, si no logramos restaurar la democracia, internet mismo servirá como zona de guerra. El conocimiento es lo que está en juego.

Lo que aquí está teniendo lugar será, por algunos, llamado “una revolución”; por otros “una organización terrorista”. Elige cómo te definirás a ti mismo y ten en cuenta que otros te juzgarán por tus acciones.

Una mentira sólo se da por buena en la ausencia de pruebas. Registra todo lo que hagas. Postéalo en la red. Internet te hará libre porque internet es la sociedad.

“Pensé que lo que haría sería hacerme pasar por uno de esos sordomudos. De esa manera no tendría que tener ninguna maldita estúpida conversación con ninguno de esos inútiles”. No estamos solos, tenemos que salir a la calle y encontrar a esas personas que el sistema trata como individuos aislados. De esta forma romperemos el tabú político.

Es el momento de rebelarse, de recordar que nuestras vidas no son posesión de nadie y demostrarlo en la calle. Del mismo modo que no deseas seguir dejando tu vida en las manos de los políticos y accionistas, no dejes tu protesta en manos de otros. Fuiste tú quien les eligió, quien les dio el poder de tomar decisiones por tí. Ahora eres tú quien tiene que tomar ese poder de vuelta.

No os qudéis aturdidos gastando vuestra energía echándole la culpa a los demás. Culpar es pasado, culpar es el final de tu libertad. La culpa no es más que palabras que se gastan en tus propias cadenas. Si culpas, culparás erróneamente, para que olvides poner la culpa donde se merece. Nosotros mismos debemos asumir las consecuencias de nuestra falta de acción en el pasado. Somos responsables de nuestra complacencia. Ahora es el momento de romper los muros que han construido a nuestro alrededor que no nos permitían ver, muros tales como quedarnos dormidos frente al televisor donde nos quedábamos inmersos en la rueda del consumo. Los vamos a romper y establecernos libremente simplemente por reunirnos juntos. Nos uniremos a la intemperie, en las plazas públicas, en los parques. Vamos a celebrar un debate. Un foro. Vamos a discutir cómo seguir adelante ahora que las cadenas se han roto y nuestros ojos están abiertos.

Así  como protestamos ayer, volveremos a protestar hoy. Nuestros derechos  son ahora más fuertes que nunca y nuestra voz estará unida más fuerte  que nunca. Porque no es cuando ya te has cagado encima que tienes que  apretar el culo. Este 15 de octubre no vamos a salir solos a las calles, nuestros compañeros en Albania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Bosnia y  Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Canadá, República Checa, Chile, Colombia,  Costa   Rica, Croacia, Chipre,  Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Egipto, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania,  Grecia, Guatemala, Hawaii, Honduras, Hong Kong, Hungría, Islandia, India, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Corea, Lituania,  Macedonia, Malasia, Mali, México, Marruecos, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua,  Islas Marianas del Norte, Noruega,  Panamá, Perú, Filipinas, Polonia,  Portugal,  Puerto  Rico, Rumanía,  Rusia, Senegal, Serbia, Eslovaquia,  Eslovenia, Sudáfrica,  Suiza, Suecia, Taiwán, Túnez, Turquía, Reino Unido,  Uruguay,  Estados Unidos y Venezuela nos acompañarán.

La revolución global ha comenzado.

Somos legión – pero no te dejes engañar
es fácil ponerse este disfraz
es fácil fingir que eres uno de nosotros
cuando en realidad hay todo un programa detrás de la máscara.

Primero sigue a tu corazón, antes de escuchar a cualquiera que pretenda dirigirte
porque quien tiene tu atención tiene también permiso
para plantarte ideas en la cabeza.
Todas las semillas se parecen – de algunas brotan flores, de otras, plagas. Elige con cuidado.

2 Responses to #15O: la revolución global ha comenzado

  1. Anónimo dice:

    si amigo todos a las calles que ya esta bien de estar en casa encerrados y tragando mentiras por los medios de comunicacion ¡hasta la victoria siempre!

  2. Anónimo dice:

    Todos a las calle !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: