De la dictadura al terror en Egipto

Hace prácticamente un año que se celebraron las últimas elecciones en Egipto donde, como de costumbre, Hosni Mubarak salía victorioso con una mayoría aplastante. Sin embargo, esta victoria por mayoría absoluta escondía una bajísima participación ciudadana; las elecciones eran fraudulentas y Mubarak se perpetuaba en el poder por 20 años consecutivos, como viene ocurriendo en las elecciones españolas con el PPSOE donde el PP obtuvo la mayoría absoluta el pasado 20 de noviembre con sólo el 31’58% de los votos de los españoles. El pueblo egipcio no tenía ninguna duda: vivían bajo una dictadura. Había llegado el momento de la sublevación.

En el corto período de un mes y alentados por las revueltas tunecinas, los egipcios salieron a la calle el 25 de enero, el cual pasó a la hitoria como ‘el Viernes de la Ira’ dejando decenas de muertos. El día 11 de febrero de ese mismo año, Hosni Mubarak se vió obligado a dimitir ante el inminente peligro que le acechaba si no cedía ante las protestas.

Pero las cosas no sucedieron exactamente como se esperaba. La revolución egipcia buscaba echar del poder a Mubarak y establecer unas elecciones verdaderamente democráticas ante un paro cada vez mayor y una calidad de vida precaria, y aunque consiguieron expulsarle, se quedaron bajo el mandato del SCAF (el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas) mientras el país “se preparaba” para poder celebrar elecciones en los próximos meses. La fecha se fue atrasando, y si tenían que celebrarse en septiembre, finalmente no fue así.

El 25 de noviembre de este mismo año, 10 meses exactos después del ‘Viernes de la Ira’, Egipto repetía sus escenas más duras en una nueva batalla campal entre manifestantes y fuerzas del estado. El sábado de la semana pasada se había vuelto a ocupar la plaza Tahrir para demandar al SCAF que entregase finalmente el poder a un organismo civil para así alcanzar finalmente los objetivos por los que se levantaron por vez primera. Pues desde la expulsión de Mubarak todo había ido a peor; desde que el SCAF está en el poder el país de las pirámides ha sufrido verdaderas masacres, como la que tiñó de sangre la marcha de cristianos coptos donde 27 personas fallecieron. Y sólo en esta última semana más de 40 manifestantes han perdido la vida, sin contar con todos los muertos que serán olvidados dado que sus familias se vieron forzadas a firmar que habían muerto por causas naturales. Además cientos de personas han resultado heridas ya sea por haber sido golpeadas, como es el caso del periodista español Guillem Valle o por haber sido gaseadas, sin contar con los asesinos a sueldo contratados para acabar con los alborotadores, los cuales ya están en busca y captura por parte del pueblo como podemos observar en eltweet de @AnonsN1. El joven Ahmed de 16 años decía estas emotivas palabras a la prensa: “dejad que seamos los pobres ignorantes los que sacrifiquemos la vida ahora para que cuando hayamos ganado quedéis los que tenéis estudios para reconstruir el país de nuevo”.

Egipto sigue hoy sumido en una revolución por conquistar la democracia que Hosni había prostituido y que el SCAF directamente ha aguillotinado, siendo el verdadero corazón de la ocupación de las plazas por alcanzar un mundo más justo. De este modo queremos hoy volver la vista a Tahrir donde jóvenes y no tan jóvenes se establecieron para luchar contra un sistema electoral al servicio de la dictadura, y donde hoy siguen establecidos para recordar al mundo que no tienen miedo, y que no se irán hasta conquistar lo que les pertenece: su poder.

Fotos tomadas de: http://www.theatlantic.com/infocus/2011/11/scenes-from-egypts-unfinished-revolution/100194/

3 Responses to De la dictadura al terror en Egipto

  1. Anónimo dice:

    Terrible sin duda, me temo que población egipcia ha sido víctima de una mala pasada. Pasad si quereis por irc.anonops.li, en el antiguo canal de #hispania, que hemos recuperado e sus cenizas para la ocasion

    We are legion!

  2. Ian Ortega dice:

    Es increíble que el ejercito que presionó a Mubarak para que abandonara el poder, siga hoy instaurado en su trono desde el que amedrenta a las masas. Los egipcios confiaron en el cambio al que podían llegar y en contra se encuentran construyendo una pirámide a un nuevo Faraón. El pueblo habló, sigue hablando, y no dejará de hablar hasta que la dictadura del terror finalice y se celebren unas elecciones libres y democráticas.

  3. 99999999 dice:

    !S!WCRTESTTEXTAREA000001!E!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: