Efecte Can Vies

Una vez más debemos despedir a un CSOA.

Nos duele muchísimo el derribo sin motivo de un local que se integró en la sociedad, llevando la cultura a quien lo
necesitaba. Hace tiempo escribimos también sobre el derribo de Kukutza. También se provacron disturbios tras la
notica de que se iba a derribar, después de un desalojo violento y desmedido también por parte de la ertzantza.
Pero el contexto político de hoy, 3 años después, es bien diferente.

El escenario político es cada vez más aberrante. Sí, incluso tras la irrupción de Podemos. La represión continúa, como bien demuestran las detenciones y retenciones aplicadas a Miguel e Isma tras el 22-M. Decía hace unos días Carlos Almeida en una entrevista a Público que “vivimos en un estado de excepción no declarado“.

Y no le falta razón.

Aunque se hayan producido dimisiones en Cataluña, lo que permanecen son los hechos. Y éstos son totalmente reprobables.

Pues olvidan Gamonal, olvidan el 22M y tantas otras manifestaciones en las que la ciudadanía actúa en base a su voluntad legítima de desobedecer al Estado. El Estado es nuestro enemigo, queramos o no. El Estado y el marco legislativo del cual se nutre.

Porque de nada sirve un Estado que contraviene derechos fundamentales como son la vivienda, la sanidad y la educación. Ese tridente de derechos son y deben ser intocables; y da igual el partido que gobierne. Ellos no tienen la potestad de condenar a la pobreza, a la muerte y a la ignorancia a toda una población. Son débiles pues acatan decisiones externas (Europa, FMI, BCE…). Creen que no aprendemos de la Historia, que no leemos entrelíneas los periódicos y que solo nos interesa el fútbol y demás menesteres ociosos. Es cierto que la gran mayoría de ciudadanos españoles no se merecen ése título. Se piensan y se sorprenden cuando unos pocos, siempre unos pocos aunque cada día somos más, decidimos enfrentarnos a los cuerpos de seguridad del estado usando métodos de respuesta violenta. ¿Hay algún problema? Es totalmente legítimo, como explicamos en el post anterior Sobre la violencia.

El vaso ya está desbordado. Nosotros como movimiento contestatario solamente podemos apoyar a quienes eligen ése camino de respuesta frente a lo que consideramos agresiones.

No somos inmovilistas. Anonymous en toda su trayectoria nunca ha permanecido del todo fiel a sus principios, pues nada nos ata; ni siquiera nosotros mismos. Es por eso por lo que pasan los meses y seguimos aquí.

La guerra es a largo plazo, así como los frutos que obtengamos de ella. No esperes cambiarlo todo de un día para otro.

España ha tardado 30 años o más en darse cuenta de la farsa de la democracia que vivimos. Es tu deber si estás disconforme con el estado actual de las cosas en cambiar lo que consideres oportuno. Primero empezando por tí mismo, luego en tu entorno y luego trascender si puedes.

No juzgues a quienes se defienden, porque ellos te defienden a tí.

Vencer al enemigo sin luchar es la mayor habilidad, pero también vale vencerlo luchando.

Merece la pena.

Anuncios