UGT Madrid “acojonada” por las filtraciones

  • Cortan el tráfico a Internet de todos los ordenadores de la UGT de Madrid tras conocerse la incursión de @La9deAnon.
  • La amante del secretario general, José Ricardo Martínez, ex patinadora de Al Campo.

El pasado lunes abríamos nuestra editorial con una información que ha levantado ampollas en la UGT de Madrid. Gracias a las declaraciones de uno de sus trabajadores, conocimos que su secretario general, José Ricardo Martínez, goza de un sueldo de más 3.000 euros mensuales, con dietas y gastos aparte, dedicados a no escatimar en lujos: compras en el Corte Inglés, festines en el restaurante ‘Jorge’, chófer privado… Y como no podía ser de otra manera, hicimos pública toda la información.

Todo estos estos datos los conocíamos al mismo tiempo que se hacía público que el sindicato estaba llevando a cabo un ERE que se ha saldado con los puestos de más de 34 trabajadores (más de 97 si sumamos el ERE anterior y los contratos que no fueron renovados a lo largo de este año). Cosa que no resulta curiosa si tenemos en cuenta que su secretario general, el del chófer y las putas,  es un buen amigo de Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE. Curioso es que sea uno de los sindicatos que encabezan la huelga indefinida de los barrenderos y jardineros de la Comunidad de Madrid en protesta por, precisamente, un ERE que se va a saldar con el puesto de unos mil trabajadores.

Pues bien, tenemos más novedades.

Para empezar, habréis comprobado que José Ricardo Martínez ya no llega en su coche con chófer privado al trabajo. No, ahora este le deja al final de la calle Clara del Rey y desde ahí baja andando hasta la Avenida América, cuidando mucho de su imagen (tiene que bajar las calorías que se gana en el restaurante ‘Jorge’ y, por supuesto, aparentar austeridad). Sin embargo, a los trabajadores les dijeron que este “servicio” había sido suprimido al resultar un gasto inútil. El sualdazo no se lo bajan porque José Ricardo Martínez asegura tener dificultades para llegar a fin de mes: sacar a sus hijos del colegio Arturo Soria sería herejía, y privar a su amante de sus caprichos multimillonarios supondría que ya nadie fingiría amarle.

He aquí, una vez más, las declaraciones de un ciudadano anónimo:

El subnormal de José Ricardo Martínez, porque no se le puede llamar de otra forma, se esconde para usar el coche de UGT MADRID y su chófer. Ya no está en la Avenida de América, se baja andando 10 minutos al final de la calle Clara del Rey y allí le deja o espera al chófer en el coche de UGT. Se supone que lo habían suprimido por ser un gasto inútil y no justificado, especialmente cuando dices que haces un ERE porque la UGT MADRID está en quiebra técnica y lleva sin pagar a los trabajadores dos meses y la paga extra.

Otra anécdota: su amante y miembro de la Comisión Ejecutiva de UGT MADRID, es conocida porque su profesión anterior a la de “sindicalista” era la de patinadora en Alcampo (trabajadores que con patines atendían de forma rápida a clientes, cajeras, etc.), su marido es policía (creo que local) y desde que entró en la Comisión Ejecutiva de UGT MADRID ha mejorado ostensiblemente: se compró hace poco un BMW grande (berlina) tapizado en cuero blanco, de lo mejorcito. Si no sabíamos qué había hecho José Ricardo Martínez con el dinero que cobraba por acudir al Consejo de Caja Madrid, ya vamos teniendo una idea.

Pero hay más. Está lo que algunos no pueden probar y que ellos saben bien que desde Anonymous podemos robar… si es que no lo hemos hecho ya: las pruebas.

Todo lo que digo en la carta es lo que pienso y la dificultad es probar algunas sospechas (que el José Ricardo Martínez se ha quedado con dinero y que cargas sus compras a UGT no lo podría probar, los trabajadores que llevan la contabilidad no testificarían).

Sabemos de primera mano que nada más se conoció la publicación del anterior post los nervios empezaron a aflorar en la Avenida América. Cuando llegó la noticia de la incursión de @La9deAnon, directamente se acojonaron: caparon el acceso a la Red de todos los ordenadores y empezó a haber un movimiento feroz vía smartphones preguntando aquí y allá, enviando DM’s en Twitter, realizando llamadas. Y sin perder el tiempo, bajaron a la comisaría a presentar una denuncia por, y atención: robo de datos de facturación. He aquí lo que les preocupa que se conozca. ¡Y ojo! No los datos de facturación de la propia UGT Madrid, sino los de la empresa Conforsa…

He indagado y sé que trabajan con UGT MADRID. Les encargan trabajos para el Plan Director (programa que firma UGT, CCOO y CEIM con la Comunidad de Madrid) y les encargan formación (Programa Formación). En el Registro Mercantil aparece con domicilio en Alcalá de Henares y sus socios/administradores no localizo que sean de UGT (un tal Jose Luis Cuesta). Con esta empresa habló José Ricardo Martínez para que le diera trabajo a la mujer de Tamame (Secretario General de la FSP-UGT de Madrid) y luego se lo cargan a la Unión. No sé si la han contratado (estaba en los Centros Integrados de Empleo que UGT tenía firmado con la Comunidad de Madrid y llevan sin trabajo al menos año y medio porque la Comunidad no renovó el programa).

¿Sabéis qué esconden? “ψ(`∇´)ψ
Anuncios

UGT Madrid aplica la normativa de la CEOE mientras su secretario se pone las botas en el restaurante ‘Jorge’

  • Los trabajadores (los que quedan) de UGT Madrid no han cobrado las nóminas de agosto y septiembre mientras que su secretario general, José Ricardo Martínez, utiliza un coche con chófer privado hasta para llevar a su amante y cobra más de 3.000 euros al mes con dietas y gastos incluidos: “incluso los de su casa, para mayor detalle, hasta la compra en El Corte Inglés”.
  • “Goza también de un despacho en la octava planta de la Avenida de América, tres veces mayor que el de cualquier otro dirigente, con muebles de diseño y con dos secretarias (…). Es un habitual del restaurante ‘Jorge’, muy cercano a la Avenida de América, donde el precio medio de la comida es de 70 euros.

José Ricardo Martínez pensando si no coger su coche con chófer dos calles más abajo para que no le pillen.

Como todos sabéis, la corrupción no supone novedad alguna en los sindicatos amarillos de la UGT y CCOO, ni en España en general. Pero la depravación en el seno de la UGT de Madrid alcanza límites insospechados.

Hace escasos días, los medios de comunicación se hacían eco de la noticia del nuevo ERE que esta unión regional pretendía llevar a cabo (y llevó a término), segundo ERE de la UGT de Madrid en apenas año y medio. Para los que no os acordéis, el primero se saldó en junio del pasado año con 33 trabajadores a los que acompañaron otros 30 cuyos contratos no fueron renovados, junto a otros despidos individuales que tuvieron lugar a principios de 2013. En aquella ocasión, el sindicato vertical ofreció a los empleados que se acogiesen al ERE de forma voluntaria (en un plazo de 20 días) dos opciones: la primera, una indemnización de 40 días por año trabajado y un máximo de 18 mensualidades en caso de no recolocación en dos años; la segunda, una indemnización de 35 días por año y 15 mensualidades. Para todos los demás sería, y fue, de 22 días por año.

Esta vez han sido 34 los despidos, de 44 que tenían planeados, porque han tenido que mantener a los representantes de los trabajadores y a los trabajadores con contratos de relevo, que si por ellos fuese, acababan con todos para repartirse el pastel entre los que cortan el bacalao. En esta ocasión las indemnizaciones han sido de de 35 días por año trabajado en un máximo de 15 mensualidades pero, y aquí está la trampa, sólo para aquellos trabajadores que no impugnen el ERE. De caso contrario, serán 20 días de indemnización con un máximo de 12 mensualidades, vulnerando el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva que tienen todos los españoles (Constitución Española, artículo 24).

Resumiendo: más de 97 trabajadores puestos de patitas en la calle por la UGT de Madrid gracias a la reforma laboral que tanto gustan de criticar de puertas para afuera. Ahora mismo son alrededor de 38 los empleados encargados de llevar a cabo las tareas que hace menos de dos años realizaban más de 135 trabajadores. Y mientras tanto, los líos de faldas y los grandes excesos son el pan de cada día de su secretario general, José Ricardo Martínez, quien dispone de coche con chófer privado y disfruta de un sueldo de más de 3.000 euros con dietas pagadas y por partida doble: por parte del sindicato y antes también como consejero de Bankia. Pero ¡eh! Ni las nóminas de agosto y septiembre, ni la extra de verano, han sido abonadas a sus empleados porque se encuentran en quiebra. Han tenido que pedir prestado dinero a federaciones de UGT Madrid para poder pagar un mes atrasado.

Por todo esto, vamos a proceder a filtrar información obtenida de primera mano. Os dejamos con la primera parte, el alegato de uno de sus trabajadores que vamos a mantener en el anonimato junto a nosotros, agrandando esta gran familia de soplones y hackers informáticos:

Compañer@s:
    Me pedisteis que escribiera sobre lo que está pasando en UGT MADRID y el problema que tengo es que no sé por dónde empezar porque todavía me asombra ver lo que está ocurriendo en mi sindicato.
    Llevo trabajando en UGT MADRID más de veinte años. Era mi mayor ilusión, trabajar en un sindicato defendiendo a los trabajadores. Y aunque en estos años he trabajado mucho y mi sueldo no era muy alto, me sentía privilegiado: trabajaba a gusto y compartía la ideología de mi sindicato, ¡qué más podía pedir!
    Sin embargo, desde hace años todo alrededor se desvanece, inmersos como estamos en nuestros juicios, en pelearnos con los empresarios, en hacer demandadas, en pasar consultas a cientos de trabajadores… No me había parado a mirar que tenemos unos dirigentes en UGT MADRID que no nos merecen. El año pasado echaron a más de 37 trabajadores. Nos dijeron que las subvenciones de la Comunidad de Madrid, los programas en los que intervenía el sindicato, habían disminuido o desaparecido y no había trabajo para todos, y se inventaron un “plan de viabilidad” para seguir funcionando en el futuro.
     Eso sí, nuestro secretario general José Ricardo Martínez tenía un coche y chófer que paga UGT MADRID -primero estuvo en el paro y luego le colocaron en otra empresa- que le va a buscar a su casa, le trae a la Avenida de América, lleva de compras a su familia si es necesario e incluso a su amante -compañera de la ejecutiva de UGT MADRID para más señas-, a quien también trae y lleva a su casa. Ya es grave que un dirigente sindical necesite chófer para ir al trabajo en una comunidad uniprovincial y no pueda ir en trasporte público o privado como el resto de los trabajadores, pero que además lo utilice para su vida privada me parece un fraude.
    Pero esto que cuento es una pequeña anécdota. Nuestro secretario general goza también de un despacho en la octava planta de la Avenida de América, tres veces mayor que el de cualquier otro dirigente, con muebles de diseño y con dos secretarias -después del primer ERE, la segunda secretaria pasó a un pool colectivo que presta servicio al resto de los miembros de la ejecutiva. Es conocido además que nuestro secretario general goza de un estupendo salario superior a 3.000 euros al mes, con “gastos” y “dietas” pagados -incluso los de su casa, para mayor detalle, hasta la compra en El Corte Ingles, dato que conocen bien los trabajadores que realizan la contabilidad-, y es un habitual del restaurante ‘Jorge’, muy cercano a la Avenida de América, donde el precio medio de la comida es de 70 euros.
    Es conocida su pertenencia al Consejo de Caja Madrid (ahora Bankia), del que cobraba suculentas dietas que de forma reiterada algunos sindicalistas y dirigentes del sindicato le han pedido que indicara si aportaba a las arcas de la organización. En el último congreso de UGT MADRID donde fue reelegido, aclaró que las aportaba a la caja de UGT MADRID, pero no aparecieron en las partidas presupuestarias que se aprobaron en el Congreso.

    Han pasado quince meses desde el último ERE. Han celebrado un congreso hace unos meses donde ha sido reelegido José Ricardo Martínez, han aprobado nuevos presupuestos y ¡sorpresa! hay que despedir a 44 trabajadores. Se quedan con 28 aproximadamente para dar cobertura a Madrid y todas las comarcas. Eso sí, los dirigentes que forman la Comisión Ejecutiva son 9 y por primera vez en diecisiete años los trabajadores del sindicato hemos visto a José Ricardo Martínez comiendo en el comedor de la Avenida de América. Estamos seguros que cuando termine el ERE volverá a comer al restaurante ‘Jorge’.
    Los trabajadores de UGT MADRID no hemos cobrado la paga extra de verano, ni el mes de agosto y septiembre. Nos dicen que no hay dinero, que están en quiebra técnica y nos preguntamos qué han hecho con el dinero. Hace unos meses celebraron un congreso donde salieron reelegidos 8 dirigentes junto a José Ricardo Martínez y unos meses después UGT está en quiebra, que aquel plan de viabilidad que se aprobó en el ERE anterior ya no existe. Ahora  la asesoría jurídica tiene que desaparecer, la externalizan, a los abogados los despiden y les ofrecen hacerse autónomos y que por 1200 euros al mes, mediante un contrato de arrendamiento de servicios, sigan trabajando 12 horas diarias llevando los mismos casos y atendiendo a los mismos trabajadores. La misma propuesta que hacen muchas empresas a sus empleados y que desde UGT rechazamos de lleno porque es una forma de precarizar el empleo y las condiciones de trabajo.
    A los organizadores sindicales ahora les llaman agentes electorales. Son los compañeros que visitan las empresas afiliando a los trabajadores, ayudándoles a elegir representantes… son el primer contacto de los trabajadores con el sindicato, y los despiden para luego contratarlos -a algunos de ellos- a un precio más bajo por la Federación de UGT. A los compañeros de informática también les han ofrecido la “externalización” o el despido. Despiden a las compañeras administrativas que prestan servicios en las sedes comarcales (casas del pueblo de Aranjuez, Getafe, Alcobendas, etcétera) en la asesoría y en otros departamentos. Despiden a los compañeros técnicos, economistas, sociólogos. En resumen: dejan a los dirigentes y algunos administrativos en la sede de la Avenida de América y en las comarcas, suficiente para seguir “viviendo” a costa de la UGT, apalancados en sus grandes despachos, su chófer, sus dietas, sus buenos restaurantes.
    Eso sí, queda José Ricardo Martínez, el secretario general, que representa a UGT MADRID, aunque sea una UGT que ya no presta servicio a sus afiliados. Este señor es muy amigo del Presidente de la Comunidad de Madrid y hará un buen papel “institucional”. Este “trabajador” lleva veintitrés años desde que salió de Renfe (era factor) desempeñando diferente cargos al frente de la UGT y se quiere jubilar dentro de la UGT. Es su “carrera”. Incluso si preguntas en Renfe también ha hecho carrera a pesar de que en estos 23 años no la ha pisado: ahora es técnico -no se conoce que haya finalizado ninguna carrera universitaria-. Su mano derecha es el secretario de administración, Carmelo Ruiz de la Hermosa, otro profesional del sindicato, anterior secretario general de la comarca norte. Es conocido por los vecinos de Alcobendas que tiene un coto de caza donde le gusta cazar con la flor y nata del lugar -y el coto lo cuida un trabajador asalariado en la UGT de Alcobendas, que tiene la categoría de “organizador sindical”.

Estos son los principales muñidores de este nuevo ERE en el que despedirán al 60% de los trabajadores para que nuestros “compañeros dirigentes” puedan seguir viviendo de la UGT. Al respecto comentar que hace unas semanas dos dirigentes de la UGT MADRID estaban pasando una semana en Roma a costa de UGT MADRID y los trabajadores sin cobrar desde hace tres meses. Si los afiliados conocieran que este es el destino de sus cuotas se darían de baja.